Noticias

Últimas publicaciones
Tentudía, lo más alto de Badajoz

Tentudía, lo más alto de Badajoz

Montes de tres provincias. A 1.112 metros de altura, un monasterio con 800 años, un paisaje formidable y una temperatura agradable

Al sur de Badajoz, lindando con Andalucía, hay un paraje a 1.112 metros de altura donde se mezclan la arquitectura monumental, la leyenda, la historia, la devoción, la naturaleza, una temperatura agradable, un paisaje que narcotiza y un bar con terracita, raciones y buen ambiente.

En nuestras rutas de turismo por Extremadura, subimos hoy a Tentudía, un enclave bellísimo donde disfrutar dando paseos, fotografiando y admirando un monasterio y una formidable visión de Sierra Morena que convierten esta excursión en un recurso turístico muy popular en Sevilla, pero poco valorado en Cáceres y Badajoz.

Así que estamos a 1.112 metros de altitud y debe quedar claro que en la provincia de Badajoz no se puede subir más arriba. Este monte de Tentudía es uno de esos lugares donde miras a los buitres desde arriba y estas cosas tan sencillas llaman mucho la atención de los viajeros, que no masifican el lugar, pero sí lo llenan de expresiones castizas como «ozú» o «mi arma», lo propio en un destino donde de cada diez visitantes, siete son andaluces.

Uno no acaba de entender que siendo Extremadura una comunidad tan devota de María y tan amiga de los lugares donde en verano hace fresquito, no haya masificación en la cima de este monte que alberga el monasterio de la Virgen de Tentudía, uno de los 247 templos dedicados a a la Virgen en 184 pueblos extremeños. Y un dato importante para movilizar al turista religioso: en Tentudía y Guadalupe se inició el culto mariano en Extremadura.

Han pasado nada más y nada menos que 800 años desde que se levantó esta iglesia en honor de la Virgen y se hizo para celebrar un milagro no por conocido y repetido (en otros lugares de Extremadura, la Virgen obró un prodigio parecido), menos espectacular. Ya conocen la leyenda, antecedente del Ministerio del Tiempo: una dura batalla de moros contra cristianos, los buenos, o sea, los cristianos, están a punto de ganar, pero se acaba el tiempo reglamentario porque se pone el sol y Pelay Pérez Correa, maestre de la Orden de Santiago, pide prórroga hincado de rodillas: «Santa María, detén tu día». Hubo tiempo adicional, victoria cristiana por goleada, monasterio y original advocación: Tentudía.

La extremeña Orden de Santiago, cuyo origen es la de los Fratres de Cáceres, colonizó estas tierras tras la batalla. Su capital o priorato estaba lejos, en el convento de San Marcos de León, hoy parador de turismo. Por eso, estos pueblos (Segura, Fuentes y Calera en Extremadura y Cañaveral y Arroyomolinos en Andalucía) se llaman de León.

Desde lo alto del monte, se puede admirar un paisaje que se extiende por tres provincias. El Real de la Jara sevillano, las ondulaciones pacenses de Monesterio y el pantano onubense de Aracena conforman un decorado que incluye un cerro de nombre tan curioso como irreverente: La Patada de Dios, 741 metros de altitud, y a sus pies, el pueblo pacense de Fuentes de León, tan peculiar que su fuente del Cañaveral pertenece a la cuenca del Guadalquivir y su fuente del Judío, situada en el antiguo barrio hebreo, vierte al Guadiana. Y así, entre una Virgen que detiene el tiempo, un Dios que da patadas y un pueblo entre dos aguas, seguimos viajando, de sorpresa en sorpresa, por Un País que Nunca se Acaba.

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

EnglishSpanish